dijous, 13 de juliol de 2017

Sensaciones

Son buenas, sí. Ahora que ya hemos salido de El Cairo y sus alrededores me doy cuenta de que el regusto que me ha dejado es bueno, y mucho mejor que en la anterior visita, cuando el buen recuerdo se lo quedó el crucero por el Nilo. Porque patear una ciudad de 18,5 millones de habitantes deja huella. La muesca en el cinturón tiene sus claroscuros, y es esa combinación de luces y sombras la que aporta una dosis de realidad permeable positivamente en el recuerdo. 


Aprecio su amabilidad, demostrada en el gesto de algunos cairotas que, motu proprio, negociaban por nosotros los precios para que no nos cobrasen más que a ellos. Y en sus saludos espontáneos y sus sonrisas establecían una comunicación amable y hospitalaria. Pero también, durante todos los días estaban los vendedores de objetos diversos o algunos que se ofrecían para improvisar unas pocas explicaciones y convertirse en tu guía por doquier. Esa es la otra cara de la moneda, la de la sombra, pero bien mirado esa es mi sombra, no la suya; para ellos es su forma de ganarse la vida. Trabajar bajo un sol de justicia intentando que un turista te compre algo a regañadientes no es jauja... ¿O acaso deberían buscarse otro trabajo para que yo pueda hacer el guiri sin tener que decir "la, shukran" a diestro y siniestro? No. 

Y la palma de las sensaciones se la lleva mi lugar favorito: Family drink. Fresquísimos zumos de frutas jugosas, sabrosas y dulces hechos al momento... ¡Encima a precios irrisorios! Aaagh, desde la mañana pensaba en el momento en que pasaríamos cerca de Family drink al final del día, sudorosos y cansados, esperando dar una tregua al calor de 40 grados, seco pero duro como una lapidación de rayos solares. Había más sitios como este pero mi Family drink ya lo tengo archivado en la carpeta de las graaandes sensaciones dignas de ser recordadas y revisitadas siempre. ¡Al nivel de la granita de ricotta con fragole e brioche de Capo d'Orlando en Sicilia!

A vuestra salud,

Neus







4 comentaris:

  1. chin chin por el family drink, jajaja!!seguro que en Tailandia encontráis otro nuevo y exótico con las frutas que nos describe Helena!!besitos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Maite, no son ni tan ricos ni tan baratos, pero he bajado el listón y también estoy contenta. Un beso

      Elimina
  2. ¡Qué buena pinta tienen esos zumos, deben ser bien sabrosos y refrescantes! Me lo apunto, espero poder probarlos algún día. Mientras tanto, intentaremos sofocar las altas temperaturas y calor sofocante de Valencia con un gazpacho, que tampoco está mal, jeje

    ResponElimina
  3. Ay, Puri, ¿qué daríamos por un gazpacho refrescante? Oooohh...

    ResponElimina